jueves, 3 de marzo de 2011

espejos

tú en el fango
resignado
a las serpientes,
respirando
aire enfermo.


tú frente
a los mismos
dragones,
lodo trepando
pecho arriba.



enorme
acorazado
naufragando siempre
en la misma marea.


tú golpeando
las mismas sombras,
resistiéndote
al alba.


tú maldito,
cargado de cicatrices
masticando desidia,
corazón infeccioso.

tú parado en medio
de la nada ambiente,
oyendo los ladridos
de los perros que 
morderán mañana,
quieto.

5 comentarios:

Charcos dijo...

tal cual me vi en el espejo

Elena Lechuga dijo...

qué angustia...

jojoaquin dijo...

muy bueno

fonsilleda dijo...

Has puesto palabras al pensamiento de una manera que estremece un poco.
Bicos.

Rocío dijo...

"masticando desidia"

cuán amarga es la raíz.