domingo, 27 de noviembre de 2016

Espero y me digo que no escribo
porque nunca vienes a leerme.
Pero es solo una excusa.

No escribo
porque cuando escribo
recuerdo todo el rato
que no vienes a leerme,
que no vienes.

1 comentario:

andoba dijo...


El tiempo en que las letras
estuvieron ausentes.
El tiempo en que la vida
desplegó su rumor
y su voz luminosa
venció a la poesía.

Y para qué volver
si vida y poesía
se oponen tantas veces,
como el beso y la espada,
como la luz y el sueño.