martes, 22 de septiembre de 2009

DETRÁS DE LA PUERTA


Entré




y detrás de la puerta




un llanto revelaba




la cercanía de todos los finales,




la angustia de lo irremediable,




el aullido que nace




al perecer la última esperanza.






Un llanto como un aguacero,




denso y rabioso,




un llanto de cría,




desconsolado,




inconsolable.




Y solo pude
llorar con él.



*La imagen es de Elodie aka LostFish




6 comentarios:

Oigres Led Séver dijo...

Un beso y un silencio.

fonsilleda dijo...

Mmmmmmmmm, ¡cómo se acerca ese sentimiento al mío estos días!.
Y eso que hace un tiempo espléndido.
Me ha encantado.
Bicos

Clara dijo...

No estés triste mi amor! Llorar no sirve de nada? o alivia el alma?

esteban lob dijo...

El desahogo del llanto suele ser liberador.
Pero, igual, quisiera mandarte un rayito de sol de optimísmo.

Un beso.

Versosoy dijo...

Lobo: Amigo que de tiempo. A veces quiero decirte cosas pero no puedo porque has quitado los comentarios de tu blog y no me deja mandarte mail porque no tengo tu direccion. Facilitamela o escribeme a la mia (doscafes@hotmail.com. un besito. es siempre una alegria que te dejes ver. mordiscos y aullidos.

Fonsilledaaa: no ser la única me hace sentir el llanto compartido. digo yo que esto se pasa, no?? un abrazo enormeee.

Clariiii!!: Estoy bien indiamiaaa. Ojalá pudiera escaparme a verte y que me llevaras de la mano por esas tierras hermosas que a diario descubres y amas. se te añora perri.besos miles como abriles que no acaban.

Lindoesteban:El rayito llegó y arrojó luz, iluminó sonrisas. un beso volador y cantarín.

Verónica dijo...

Espero que sea adicción poética ;)

te dejo este de réplica

http://veronica-primer-clon.blogspot.com/2008/04/te-lo-dije-voz-en-off.html