sábado, 19 de septiembre de 2009

Quise creer
hasta fumarme el sueño.
Amanecí desnuda
barcaza en plena playa,
gaviota surcaolvidos.

Masticas calendarios
sin hambre,
atornillas ventanas,
no quieres
que la luz te roce.

No esperas nada
más allá de la luna
de otra noche,
apenas pestañeas
y los minutos ruedan
sin dejar ningún rastro.

Entré caladas lloré,
reí, busqué, perdí,
amé, mordí…
hasta volverme humo
que se eleva.

2 comentarios:

fonsilleda dijo...

¿Desesperanza?, ¿desamor?, ¿desencuentro?, o precisamente encuentro de una dura realidad.
Bonito lo que dices y cómo lo dices, porque podría seguir interpretando
Feliz día

Versosoy dijo...

De todo un poco, supongo que vivir, crecer, ya sabes que cuesta...y que no hay vacunas aunque soplemos velas.me encanta que siempre aparezcas con franqueza y animo, con tus certeras interpretaciones. feliz día también para ti y un fuerte abrazo.