miércoles, 30 de junio de 2010

AUSENCIA

De mi muerto
añoro hasta su nombre,
desde que se murió
ya nunca se hace voz
en mi garganta.