viernes, 8 de marzo de 2013

FORASTERAS I

Esta mañana la doberman no ha querido venir.
Ha venido otra, la pálida que solo llora y calla.
Se le han revuelto a la pobre las tristezas
antes del primer buche de café
y ha dejado la cocina
llena de charcos.