sábado, 19 de julio de 2014

CANALLA

¿De verdad
era necesario
coger mi corazón,
estriparlo
y untarlo
por las paredes?

3 comentarios:

Luis Salares dijo...

A veces somos nosotros mismos quienes deseamos la propia destrucción, quienes no queremos ver lo que se avecina....que no digo que sea tu caso. Me gusta tu poesía valiente. Saludos

Lasinverso dijo...

a veces...

gracias por pasar a verme y comentar Luis

tecla dijo...

Nunca lo permitas. Nunca. Jamás.