martes, 2 de septiembre de 2014

MUJER ALUNARADA

                                                                                            Unos ojos negros vi...
                                                                                         Desde entonces en el mundo
                                                                                             todo es negro para mi.
                                                                                                  Manuel Machado
Voy vestida de negro,
como esta pena,
me cuento los lunares
de las caderas.

Voy vistiendo de negro
claras mañanas,
contando los lunares
de mis muslos al alba.

De negro riguroso
visto la tarde,
lunares del escote
cuento incesante.

Las noches y la espalda
las llevo al aire,
lunares que no roza
ni cuenta nadie.

8 comentarios:

Nata Ruiz-Poveda dijo...

Qué lorquiano y femenino, me encanta. Saludos

BEATRIZ dijo...

A veces es necesario buscar en la noche humana, no hay de otra. Muchos le dan la espalda, pero a otros, nos inspira una extraña fascinación. Bien logrado.

Saludos.

la chica del ático dijo...

es bello perderse en constelaciones de lunares ajenos, aunque después el negro todo lo cubra.

andoba dijo...

Una seguidilla muy inpirada (en Lorca y en lo que no sabemos) y redonda.

Yo me terminé de enamorar de la poesía por Lorca (digamos que me dio un empujón del 80%). Nunca me canso de leerle.

Precioso poema. Y a pesar de su tristeza, con sugerentes connotaciones eróticas.

Felicidades.

David C. dijo...

Fascinantes segundo y tercer párrafo.

Sergio María Díaz dijo...

Ya hará alguien constelaciones con esas cuentas perpetuas del cuerpo, alinearlos con cuerpo y deseo.

Besos Verso.

[PD. Ya iba tocando mi comentario del año eh]

TORO SALVAJE dijo...

Brotan los versos
y los lunares
y aunque no quieras
te veo radiante.

tecla dijo...

Te brotan los versos como perlas que se desprendan de un collar que las tiene presas.
Qué alegre y qué espontáneo.
Me gusta verte feliz.