lunes, 27 de octubre de 2008

PÁJAROS EN MI CAFÉ


Lancé mis golondrinas
en vuelo contra el sol
¡quemadlo!
les dije,
si no
abandonarle para siempre.

Os promete calor,
pero al final
los rayos son hilos
de escarcha entre las plumas.
¡Haced su brasa fuego!
grité,
si no
marcharos para siempre.

Su luz de cerca
se hace ceguera,
como un gran saco
de oscuridad.
Mi voz se levantó,
¡Derretidle la venda!,
si no,
alejaros para siempre.

Obedientes volaron
mis golondrinas
hasta el centro del sol,
no lograron rozarlo
sus siluetas,
vagones sueltos
del tren del horizonte,
se van,
no lo alcanzan,
picotearon la nada,
se pudren en la lejanía
del momento que no llega.
Ilusas golondrinas,
no alcanzareis
jamás el sol,
marcharos para siempre.

6 comentarios:

Dante dijo...

Tristes y desesperados versos, nos has traído hoy. Me gustan. Tienen fuerza. Fue un placer pasear por tus letras. Un beso, preciosa.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Angela dijo...

pues a mi me han dado penilla las golondrinas. aunq como tú me dijiste una vez "como odio a la gente obediente"

Froiliuba dijo...

Duro poema, sin solución ni esperanza, es imposible luchar contra el sol, que por mucho que nos queme...

Fué un placer descubrir tu espacio , lo hice desde el de Dante, gracias por alabar la composición del blog, pero sin sus versos, ese espacio no sería nada.

bss

Anónimo dijo...

Tremendo. No recuerdo tanta fuerza. Tanto deseo. Y para siempre. Lo que el tiempo ciega es el conocimiento. ¿Por qué? Te has llenado de belleza

Versosoy dijo...

Dante: Es una desesperación honda, porque en realidad hay cosas que es mejor no alcanzar. Un besote lindo.

Angela: Lo digo y lo mantengo: "como odio a la gente obediente". Jejejeje. Menos mal que hay cosas que no cambian. Un beso cósmico Moronimia!!

Froiliuba: Gracias por venir a verme. No seas tan modesto/a....un saludo.

Anonimo: Gracias por tu visión. No sé si hay algo para siempre. Un abrazo.