jueves, 5 de febrero de 2009

DE VOLVER Y OTROS CAMINOS


Y vuelvo una y mil veces a buscarte


a matarme a cafés en la sonanta


a desmigajar bollos en plazuelas perdidas.


Soy la princesa de los gorriones


que después de comerme los pies


esbozan la canción que no sonó


y opacan el silencio


que le dio aquel final a la película.


Vuelvo entre garabatos a buscarte


a tocar espejismos en las siete revueltas


a empeñar este higado en el tropiezo.


Con la melena cana


espero en un acera de granada


dentro de 46 años tu regreso.


Vuelvo a donde te amé,


calles vacías,


un hilo azul te da vida en mi mundo


y tú habitas tarimas


en planetas lejanos,


casi no queda tinta.


Y yo vuelvo a buscarte algunas tardes


y resulta que estas


en el extranjero.




*La imagen es Radiografía humana de Mariano Osquiguil.

6 comentarios:

esteban lob dijo...

¿Y por qué dentro de 46 años?

Un abrazo.

Versosoy dijo...

jjejeje. Porque prometimos hace 4 que si la vida no nos hace encontrarnos nos veremos dentro de 50 años en una esquina de Granada.
un abrazo enorme parati

Niña dijo...

lindo, melanólico, nostálgico y a la vez esperanzador. Gracias! Besosss

Dante dijo...

Preciosa poema. De amor eterno y lleno de esperanzas. Por el reencuentro dentro de 46 años. Pero no es mucho tiempo? Beso, bonita.

rafaelpavonreina dijo...

Hermoso, muy hermoso. Granada... Este verano pasado las calles de esta ciudad me ayudaron a volver a empezar con mi pareja. Las imágenes de tu poema me resultan parte de mi cotidianeidad, un pedacito de sur reconocible y acogedor. Un abrazo.

yolareinaroja dijo...

La cadena de surrealismos me atrapó.