sábado, 25 de septiembre de 2010

REDES


No fue suficiente


enterarme de tu regreso


por un plano panorámico del tv.


Allí estabas


botando entre 3000 personas


en un concierto,


cierra plano,


tu rostro sudado a voz en grito.


Casualidades.
 


No me bastó


que te hicieras el loco en los bares,


que girases distraido en el primer umbral


si íbamos a cruzarnos en algún sitio,


que evitases cualquier calle


que llevase alguna letra de mi nombre.


 
No fue suficiente


que ignoraras mis llamadas,


y tiraras a los contenedores


los versos que grabé


en tu contestador,


nada quise ver


en los mensajes sin respuesta.


 
Pero ayer,


ya no me aparecías


en la lista de amigos,


confusión,


desagregarme de facebook


es solo un click


y me supe andando lejana,


más allá de la periferia de tu vida.