martes, 4 de marzo de 2008

ANTES DEL DOLOR

Aún no había herida,
pero la sangre caía ya
por los cuerpos abajo.

Naciente,
sin corte o punzada alguna,
resbalaba roja
en la eclosión ardiente
del sudor y la carne.

Aún relucían los bordes
de las dagas sin amo,
sin empuñadura aún,
al filo de algunas madrugadas
felices y sangrientas.

La imagen pertenece al blog de Demián Aiello