domingo, 16 de marzo de 2008

SEQUEDADES


resbaló sobré su ser
mi ser
como una manta
de lluvia que cayese
de su paraguas al suelo
o al abismo.

no le alcanzó
una gota de mi,
ni le rozó el cabello,
ni le mojó el zapato.

húmeda y transparente
me deslicé para empaparle,
y al levantar los ojos
después de la tormenta,
la tierra seguía seca.

1 comentario:

Clara dijo...

Que triste que haya gente a la que le resbale el agua.

¿morirán de inanición?