lunes, 17 de marzo de 2008

UN PRÍNCIPE, UN DENTISTA

Te mordí con fuerza,
parecías un "brioch"
pero fuiste
un soldadito de plomo.