jueves, 21 de agosto de 2008

CASI VUELO






Ya cazaron
todas las mariposas.
La que me cogió a mí
era azulada y de alas anchas,
olía a lo que saben las tristezas
cuando se han masticado y digerido.
Fui donde me llevó.
Bebí aquel desengaño
que me sirvió
en copa y en flor,
voz de olvido,
extraño canto en un país
que vive bajo el agua.
No pronuncié su nombre,
ni mencioné a mi sombra,
que ofendida
por no ser recordada
en tan cósmico momento,
saltó en chispas
asustando a mi celestial secuestradora.
Adiós, adiós,
dije yo desde el suelo.
Ella se fue.
Volando.

2 comentarios:

dejar de fumar dijo...

que lindo poema
te felicito
saludos
suerte

Versosoy dijo...

Muchas gracias. Saludos también para ti. Hasta pronto.