viernes, 29 de agosto de 2008

EPIFANÍA

































Seré solo palabra,
uno no puede ser
lo que no es.
Solo palabra,
besos de letras,
bandadas de sílabas,
solo palabra.
Me asomaré a espejos,
veré tinta,
veré voz,
solo palabra.
Uno no puede ser
lo que no es,
mi belleza
es un verso displicente,
tiritando vano
en su inseguridad,
la carne solo envuelve
palabras que galopan las venas.
La carne es palabra,
uno no puede ser lo que no es.

5 comentarios:

Alejandro Lérida dijo...

Continúo con el baño de palabras pequeñas como pompas de espuma. No hay dudas: eres capaz de hipnotizar una nube, no sé, de meter a un niño en un adjetivo.

Me tienes entre tus labios,
sin salir de los míos.

Un abrazo gigante en un planeta pequeño.

Y no me cierres el grifo, por favor, de todas tus palabras.
Que caigan levemente
o a borbotones.

rafaelpavonreina dijo...

¡Por fin una verdad que no te destroza las manos! No podemos huir de lo que somos. Me reconozco palabra, como tú. Hermoso, muy hermoso...

David Elías dijo...

si pues uno no puede ser lo que no es. saludos.

Versosoy dijo...

Alejandro: Lo de meter a un niño en un adjetivo me ha dejado loca, encantador. Me pones colorá. Siento que ultimamente se me han cerrado los grifos y no escribo pie con bola, ni sin bola, ni ná.

Rafa: Así somos, seres palabra que se encuentran por el mundo y a veces hasta se reconocen y abrazan. Un besino.

David: Un saludo loco.

MabelBe dijo...

no se puede tampoco dejar de ser lo que se es

lo de alejandro, concuerdo con vos, versosoy

abrazo, amiga

mabel