martes, 3 de junio de 2008

ATRAPADO

Se le ha enganchado el ala
en un umbral,
por más que se retuerce
no se suelta,
el pico no le suena
y solo piensa
que una mano lo quiera rescatar.
Pero todos los mancos
viven en esta calle.