miércoles, 11 de junio de 2008

VENTRÍLOKA

Siempre buscando otro lenguaje

para acabar hablando como todos.

Perseguir una sílaba imposible,

el tono de una voz.

Escudriñando labios,

malversando el carmín y la saliva.