martes, 3 de junio de 2008

BOMBAS

Entre los dedos blancos,
en las palmas vacías,
quedó incrustada la metralla.
El amor había saltado por los aires

allí mismo,
justo cuando creía
tocarlo con las manos.